blog.farmacia.es. Con la tecnología de Blogger.

28 ene. 2015


Existen determinados cuidados, sea cual sea la naturaleza de tu piel, que se consideran esenciales para conseguir una piel radiante y libre de problemas durante todo el año:

1. Presta atención a tu tipo de piel: 

Lo primero que debes averiguar es qué tipo de piel tienes para poder elegir los productos que mejor se adapten a tu piel, ya que, por ejemplo, una piel seca no tiene las mismas necesidades que una grasa o una sensible

2. Limpieza suave:

El cuidado comienza siempre (SIEMPRE) con la limpieza, ya que una piel limpia es el primer paso para presumir de una piel sana. Debemos elegir productos que respeten nuestra piel y conserven su equilibrio, así como recordar limpiarla tanto por la noche, para eliminar toda la suciedad acumulada durante el día, como por la mañana, para eliminar el exceso de grasa que se produce mientras dormimos. 

3. Presta atención a las partes más sensibles de tu rostro:

Hay zonas de nuestro cuerpo, como por ejemplo la piel de los labios o el contorno de los ojos, que son zonas donde la piel es más fina y frágil y debes utilizar productos específicos


4. La hidratación es esencial:  

La dermis está compuesta en un 70% de agua, y la epidermis en un 15%. Para mantener un buen nivel de hidratación,  es importante utilizar un cuidado diario hidratante que equilibre el nivel de agua en el corazón de la piel. 

5. La exfoliación es indispensable:  

Una o dos veces a la semana debemos usar un producto exfoliante. Debemos elegir un producto que sea eficaz, a la vez que suave y respetuoso con nuestra piel.

6. Productos 'extra':

Aquí incluimos las mascarillas, los sérums, las ampollas de efecto flash... Cada uno de ellos tiene un función específica, que iremos viendo en futuros post, pero que no hay que dejar de tenerlos en cuenta en nuestra rutina de cuidado.

7. Dedica tiempo a elegir tu maquillaje: 

Ya seas de las que se maquilla todos los días o sólo en ocasiones puntuales, no compres el primero que veas. Pruébalos y elige siempre maquillajes hipoalergénicos para evitar problemas y con una textura que se adapte a tu tipo de piel. 

 

8. Protegete del sol! 

Tu cuidado diario debe llevar filtro solar alto, sea cual sea la época del año. El objetivo es minimizar los efectos nocivos del sol y prevenir el envejecimiento cutáneo.  

9. Los labios, esos grandes olvidados:

Los labios, al igual que el contorno de los ojos, requiere un cuidado especial. Cada vez que lo necesites, usa una crema reparadora para los labios y reaplica tantas veces como quieras

10. Plántale cara a las agresiones externa:  

Olvídate del tabaco, intenta controlar el estrés, la contaminación... todos tienen efectos indeseados sobre nuestra piel. De aquí lo importante, y que no nos cansaremos de repetir, sobre la higiene diaria tanto si nos maquillamos como si no.


Parecen muchos pasos a tener en cuenta, sobre todo por el poco tiempo del que solemos disponer a lo largo del día, pero es más fácil de lo que nos creemos cumplirlos. Y tú, ¿cumples con todas estas propuestas? ¿hay algún paso extra que incluyas en tu rutina diaria?

0 comentarios:

Publicar un comentario